CAJÓN DE SASTRE,  Diseño

COMIENZOS DEL DISEÑO INDUSTRIAL

La creación de objetos materiales ha sido un universal histórico de todas las culturas humanas. El hecho de elaborar objetos aunando forma y función se debió iniciar desde el momento en el que el ser humano produjo sus primeras herramientas que fueron modificándose según las necesidades de la evolución humana.

torno cerámica

Con el surgimiento de las sociedades humanas, la concepción y elaboración de los artefactos fue cayendo en determinados grupos sociales, los artesanos quienes llegaron a guardar celosamente los secretos de sus oficios, consolidando gremios que les dieron poder y renombre social y fueron motivo de intercambios comerciales por los atributos únicos que solo los artesanos de determinada región del mundo podían darles. Los artesanos crearon objetos que no solo eran necesarios para la vida diaria, sino también bellos, funcionales y de gran calidad, pero a su vez de elevado costo y de difícil acceso para gran parte de la población.

La revolución industrial comenzó a gestarse en Inglaterra a mediados del siglo XVIII y con la introducción sistemática de la máquina en el proceso de producción, comienza la mecanización del trabajo, en reemplazo del trabajo manual. Este nuevo sistema de producción separó las tareas de concepción de las de construcción. En un principio los creadores fueron artistas y artesanos con inventiva que tuvieron éxito debido a las favorables circunstancias económicas del momento y al uso de la máquina de vapor y electricidad.

Durante la primera mitad del siglo XIX los objetos fabricados por el nuevo sistema de producción no se caracterizaban precisamente por la calidad del diseño, lo que provocó cuestionamientos y críticas que hicieron eclosión con motivo de la Gran exposición Internacional de 1851 en Londres.

Allí se expusieron los avances de la tecnología de la época y todo lo que la técnica permitía producir, desde locomotoras y telares mecánicos hasta objetos de la vida cotidiana. La calidad de los objetos expuestos, que imitaban el aspecto de los hechos a mano, en general era mala. La producción industrial sacrificaba calidad y terminación por cantidad.

Las actuales sociedades postmodernas se encuentran sumergidas en una inmensa cantidad de objetos consecuencia de la producción industrial seriada. Estos objetos son estudiados y analizados por diseñadores industriales, quienes sintetizan la información proporcionada por estudios de mercado , de funciones, anatómicos, culturales, etcétera, para poder desarrollar y diseñar productos adecuados al mercado y sus expectativas.

Mª Carmen Huertas Valle nació en Madrid en 1968. Empezó su formación como Técnico Especialista en Educación de Disminuidos Psíquicos, realizando cursos específicos de Arte y Discapacidad. Después estudió en la Escuela Madrileña de Cerámica de la Moncloa, realizando varias exposiciones. Continuó estudiando en la Universidad Complutense y adquirió el Diploma de Ceramista. Más tarde se formó como Técnico Especialista en Educación Infantil. Realizó estudios de Artes Plásticas y Diseño en Orihuela y durante los últimos años impartió clases en Madrid. Al estar formada en diversas ramas: Artística, Sanitaria y Educativa, la hizo tener distintos puntos de vista sobre la salud, la existencia humana, la psicología y las manifestaciones artísticas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *